Masones Ilustres

Los nombres aquí reflejados son masones que han contribuido a conformar el mundo y la sociedad que conocemos, y son una inspiración de la que sentirse orgulloso.

Todos ellos han sido reconocidos como masones por distintos autores basándose en documentos históricos después de su muerte, por lo que su divulgación no constituye ninguna vulneración de la discreción sobre su pertenencia a nuestra Orden a la que todo masón tiene derecho.

Acta fundacional

Hoy, día de San Juan, escribimos estas breves líneas mirando emotivamente hacia un pasado que aunque cercano, parece remoto por los muchos e intensos momentos que se han sucedido desde que decidimos entrecruzar nuestros destinos.

Hoy que consagramos nuestro querido Taller, que somos más que nunca una asamblea de hermanos francmasones, podemos entender que cada hito de este camino – que ha supuesto casi dos años de sosegada andadura – ha servido para dar sentido común a cada proyecto personal, para hacer realidad aquello que sólo tenía una existencia efímera en el mundo de las ideas.

Los pasos que damos, que hemos venido midiendo por el ángulo de quien camina a nuestro lado, nos han llevado a un lugar donde el mutuo afecto, la alegría y el debate respetuoso han presidido nuestras actitudes. Bajo la tibia luz del mediodía hemos aprendido a escuchar, a convencer, a esperar, a obviar el artificio, a saber lo que no queremos – “quod nolumus gnoscimus” – a comprender, en suma, que el sentido natural de las cosas habría de conducirnos hacia la consagración del templo masónico que estamos celebrando.

Ahora, mejor que nunca, somos capaces de asumir que la Masonería es una Institución cuyo fin es la iniciación mediante el simbolismo progresivo y que, en tal sentido, es heredera de una Tradición inmemorial conservada por los masones constructores de oficio, que se ha visto enriquecida con múltiples elementos de otras tradiciones iniciáticas.

Estamos convencidos de que existe un Orden Universal, cuya naturaleza y leyes configuran la Verdad en los diversos niveles de todo lo existente, y que todo es manifestación y expresión de una gran Fuerza creativa, cuya naturaleza desconocemos, y a la que nos referimos como Gran Arquitecto del Universo evitando, con ello, cualquier definición dogmática o teológica que perturbe el necesario respeto que debe merecernos el concepto personal que de ello alcance a cada individuo.

De este modo, ausentes de fórmulas preconcebidas y ajenos a motivaciones e inquietudes profanas, comenzamos a oscuras un trayecto que empieza y acaba en nosotros mismos. Iniciamos geométricamente nuestros pasos, dejando atrás toda cobertura social, toda dimensión política o religiosa, para renacer a un mundo donde la sencillez, la prudencia y la reflexión deben presidir todo comportamiento.

Nos une, de manera voluntaria, una cadena primordial e interminable con la que estamos igualmente ligados a múltiples aspectos genéricos de la vida en su dimensión humanitaria, y subrayamos la importancia capital de la dignidad humana y del respeto a los derechos individuales frente a cualquier otro factor de regulación social.

El tiempo carece de entidad, pues en todo momento se confunde el pasado, el presente y el futuro. Los valores, los principios, los conceptos que aceptamos nos acompañan desde el principio de los tiempos, y la profundidad, la sutileza que contienen, trasciende las épocas y las actitudes humanas.

Por ello, nos sentimos beneficiarios de un legado que ha de permanecer impoluto, que jamás debe ser asimilado como algo propio del momento que nos toque vivir, pues somos responsables de transmitirlo a las generaciones futuras, tal y como nos fue obsequiado aún cuando nunca consigamos aprehender toda su sabiduría. Mantenemos por ello un punto de vista tradicional respecto al trabajo en las logias, y respetamos profundamente la diversidad de criterios.

Sabemos, en fin, que no somos nada más ni nada menos que nuestro prójimo: meras espigas de trigo doradas al Sol; y buscando la Luz que discretamente se aloja en los ritos que celebramos, en los símbolos que nos rodean, colmamos el ansia espiritual que bulle en el fondo de nuestros corazones.

En los VV.·. de Sevilla, a veinticuatro de junio de 6006 (VL.·.)

Nuestra logia

Tres doradas espigas, crecen sobre un fecundo lecho de contrastes”; el significado simbólico de este emblema, supone un verdadero aliciente para seguir fraternalmente unidos, pues la vocación de nuestra Logia es posibilitar un espacio de tolerancia y respeto para que las diferentes ideas y creencias, ofrezcan frutos abundantes. Bajo los auspicios de la GRAN LOGIA SIMBOLICA ESPAÑOLA · GRAN ORIENTE ESPAÑOL UNIDO, la Respetable Logia Mediodía nº 66 nace en Sevilla en el año 2006. Trabaja masónicamente en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, y se esfuerza de manera decidida en respetar la pureza ritual de sus ceremonias. Nuestra Logia admite tanto a hombres como a mujeres, en la firme convicción de su incuestionable igualdad.

La Masonería es una alianza de librepensadores, de todas las razas, nacionalidades, creencias y concepciones políticas, que trabajan codo con codo en un ámbito de igualdad y mutua tolerancia. Promueve el progreso de la humanidad, la libertad de conciencia y el fin de los fanatismos. Las opiniones de sus miembros son heterogéneas, y lejos de ser motivo de discordia, es fuente de riqueza personal, cultural y social. Nos oponemos a la tiranía de la ignorancia, bien convencidos de que una adecuada formación intelectual y moral han de ser el sustento diario de un librepensador.

En Masonería no hay dogmas ni directrices absolutas; cada uno de sus miembros busca algo diferente a partir del estudio sosegado de sus símbolos y rituales, comunes a todos, plenos de significado: verdaderos lazos de la fraternidad humana. Empleamos los símbolos de la construcción para transmitir enseñanzas trascendentales que potencien el trabajo personal, pues es ésta, y no otra, la edificación que se persigue. Para mejorar la sociedad, el individuo tiene que empezar consigo mismo y con su entorno más inmediato. De este modo, la Masonería ha participado activamente en el progreso de la humanidad. Sus principios de “Libertad, Igualdad y Fraternidad”, y la decidida implicación de sus miembros, en muchos casos personajes históricos de especial relevancia, han sido fuente de inspiración en el ámbito de la ciencia, de la filosofía, el arte y la política. Siempre ha declarado su oposición a los regímenes que mediante la fuerza y la violencia someten la dignidad humana y por ello se ha visto, no pocas veces, perseguida y humillada.

Como espigas de trigo mecidas por el viento, bajo el tibio sol de mediodía, nos sentimos ligados a nuestra tierra pero con la mirada elevada y el corazón dispuesto hacia las grandes incógnitas que han conmovido al ser humano, desde el origen de los tiempos.

Documentos Históricos

 

Constituciones de YORK(926) Las constituciones de York en Inglaterra son uno de los documentos más antiguos que recogen las normas deontológicas (éticas y de comportamiento) de los masones. Sorprende por una parte el carácter abierto que indica claramente que no se trataba de personas vulgares. En tiempos tan oscuros y llenos de fanatismos religiosos, resulta muy avanzado hablar, como en el punto 3, de “auxiliar a los amigos aunque no sean de la misma religión…”
El método de evolucionar en el arte consiste en la transmisión de los conocimientos adquiridos para el bien del oficio.
La fecha de su creación varia según las fuentes consultadas (900, 906, 926 o 960), en esta recopilación la fechamos en 926 e.v. por parecernos la fecha mas probable, sin perjuicio de otras opiniones. 
Estatutos de los Canteros de Bolonia (1248) Los Estatutos de los canteros de Bolonia de 1248 son uno de los documentos masónicos más antiguos que se conocen, de ahí que revistan un especial interés, pues constituyen un testimonio histórico y normativo a la vez que una enseñanza referida al arte y oficio de la construcción, el cual, al ser vivificado por el rito, establece un orden y armonía, que partiendo de los Principios Universales, organiza todos los niveles jerárquicamente inferiores, es decir, los pertenecientes al ámbito de lo manifestado, inclusive el del plano más material y concreto.

 

Manuscrito Regius(1390) El manuscrito Regius data de alrededor del año 1390. Fue publicado en 1840 por James O. Halliwell, se hace mención a él en un inventario de la biblioteca John Theyer realizado en 1670. Ésta biblioteca fue vendida a Robert Scott, constando en un nuevo inventario realizado con tal motivo en 1678. El manuscrito perteneció después a la Biblioteca Real hasta 1757, de donde tomó el nombre de “Regius” (Real), fecha en la que fue donado por el rey Jorge II al Museo Británico, donde permanece.

El poema, compuesto de 794 versos en inglés antiguo, que riman en pareado, demuestra que los “misterios” de la confraternidad eran practicados en Inglaterra en el siglo XIV. Hay indicios que permiten atribuir la obra a un sacerdote, que quizá ejerciera las funciones de capellán o de secretario. Los versos 143 a 146 parecen probar que la Franc- Masonería ya aceptaba miembros extraños al oficio.

Manuscrito Cooke (1410-20)

 

El Manuscrito Cooke, conservado en el BritishMuseum, debe su nombre a su primer editor, Matthew Cooke, History and articles of Masonry, Londres, 1861. Data de alrededor de 1410 o 1420, pero es la transcripción de una compilación que se remonta quizá a más de un siglo atrás. Se divide en dos partes: la primera, que consta de diecinueve artículos, es una historia de la geometría y de la arquitectura. La segunda es un “Libro de deberes” que incluye una introducción histórica, nueve artículos referentes a la organización del trabajo que habrían sido promulgados durante una asamblea general en la época del rey Athelstan, nueve consejos de orden moral y religioso y cuatro reglas relativas a la vida social de los masones. El término especulativoaparece en este documento. El manuscrito Cooke sirvió de base al trabajo de George Payne, segundo Gran Maestre de la Gran Logia de Londres, que lo adoptó para un primer reglamento en 1721. Aparece además como la principal fuente en la que Anderson se inspiró para la redacción de su Libro de las Constituciones (1723).

 

Constituciones de Estrasburgo(1459) Reglamento de carácter gremial, íntimamente relacionado con Los Estatutos de Ratisbona
Estatutos de Ratisbona (1459)

 

 

Estatutos y Reglamentos de la confraternidad de los talladores de piedra. Los antiguos Estatutos de las comunidades de constructores en Alemania, posiblemente elaborados en la asamblea masónica de 1275 en Estrasburgo, fueron revisados el 25 de abril de 1459 en la Asamblea de Ratisbona. En 1498 fueron sancionados por el emperador Maximiliano, y confirmados por Carlos V (1520) y Ferdinando I (1588). La Asamblea de 1459, celebrada en Ratisbona, sede de la Dieta germánica, fue convocada por Jobs Dotzinger, maestro de obras de la catedral de Estrasburgo. Trata también de asuntos generales concernientes a la arquitectura y a la cofradía

 

Manuscrito Dowland (Siglo XVI) Este documento, en su Inglés Medieval original, ha sido tomado directamente del Manuscrito Dowland de principios del siglo XVI.
Manuscrito Gran Logia nº 1(1583) El manuscrito Grand Lodge nº 1, que data de 1583, es el Antiguo Deber (Old Charge) que sigue al Regius (1390) y al Cooke (1410). 
Este Antiguo Deber, que retoma el contenido del Regius y del Cooke, presenta no obstante algunos aspectos originales que analizaremos brevemente:
a) Los ejemplos de los reyes creyentes, protectores del oficio
b) Préstamos tomados del Compagnonnage francés
c) La emergencia de la Logia de York

El presente Antiguo Deber parece ser un texto emanado de la Logia de York, a la que menciona. La logia de los masones de York comenzó probablemente a existir con el inicio de la construcción de la catedral, es decir, hacia 1220.d) La aparición de un rito de recepción

Este Antiguo Deber describe la fijación por escrito de los deberes masónicos en un libro sobre el cual, durante la ceremonia de su recepción en logia, el nuevo masón jura precisamente respetar los deberes que le prescribe ese libro. Se demuestra entonces claramente que el juramento sobre la Biblia no es, en la masonería especulativa del siglo XVII hasta nuestros días, sino una modificación del antiguo juramento prestado desde antes de 1583 sobre las constituciones por los masones operativos de Gran Bretaña.

 

Estatutos de Schaw(1598) Documento previo a la masonería moderna. Reglamentos de maestros de obra redactados por el rey Jacobo IV
Reglamentos de una cofradía de Maestros(1663) Fragmento de un reglamento gremial de 1663
Manuscrito de Edimburgo(1696)

 

Este manuscrito se halla dividido en tres partes bien diferenciadas; la primera y más extensa corresponde a lo que sería un catecismo del grado de Aprendiz, la segunda contiene dos preguntas correspondientes al grado de Compañero, y la tercera y última es una instrucción sobre el modo de dar la palabra de masón. A lo largo de las preguntas y respuestas se encuentran temas comunes a casi todos los catecismos de la época, si bien en éstos las cuestiones se hallan más desarrolladas, por lo que se puede deducir que el presente manuscrito es un breve resumen a modo de notas que tenía la finalidad de servir como recordatorio a los oficiales durante las tenidas de la logia. Es de remarcar que en la segunda cuestión del Compañero se hace referencia a los cincos puntos, que son los que corresponden en la Masonería especulativa al grado de Maestro, por lo que puede pensarse que las notas que conforman este manuscrito fueron tomadas de catecismos “operativos”, cosa que puede quedar confirmada por el nombre de la logia: Kilwinning.ocumento previo a la masonería moderna. Reglamentos de maestros de obra redactados por el rey Jacobo IV
Manuscrito Dumfries(1710) El Dumfries Manuscript nº 4 , descubierto en 1891, parece haber pertenecido a la vieja Logia de Dumfries, en Escocia. Comprende una versión de la “Leyenda del Oficio” (con el “juramento de Nemrod”), las preguntas y respuestas rituales, y finalmente el blasón de la Orden
Constituciones de Anderson(1723)  Las Constituciones de Anderson son el inicio de la moderna masonería especulativa.Redactadas por el pastor James Anderson fueron aprobadas y publicadas en 1723. Las “Constituciones de Anderson” es la acepción más común a las constituciones en las que se refleja por primera vez la condición de los masones especulativos tras la tradición de los masones operativos de siglos anteriores. El nombre con el que se publicó es “Constitución de los Francmasones”. El documento original será modificado posteriormente entre 1738 y 1813.

De una forma simbólica se hace constar en las Constituciones, que a partir de entonces, ya no será la catedral un templo de piedra a construir, sino que el edificio que habrá de levantarse será la catedral del Universo, es decir, la misma Humanidad.

La Masonería se convertía, pues, en el lugar de encuentro de hombres de cierta cultura, con inquietudes intelectuales, interesados por el humanismo como fraternidad, por encima de las separaciones y de las oposiciones sectarias, que tantos sufrimientos habían acarreado a Europa: la Reforma, por una parte, y a Contrarreforma, por otra. Les animaba un espíritu universalista y el deseo de encontrarse en una atmósfera de tolerancia y fraternidad.

Manuscrito Graham(1726) (1720) Es una especie de Constitución que, al contrario que las de Anderson, es puramente humanista y de clara inclinación cristiana.

El Manuscrito Graham es un Old Charges perteneciente a los masones operativos ingleses que todavía practicaban sus rituales a comienzos del siglo XVIII. En él podemos apreciar (además de una historia mítica que es común a todos los Old Charges) el origen de ciertos elementos simbólicos y rituales que pasaron posteriormente al tercer grado de la Masonería especulativa, seguramente gracias a la influencia que sobre ésta ejercieron los masones herederos de la antigua tradición.

Bula in Eminenti(1738) 4 de mayo de 1738 Primera condena de la Iglesia católica contra los masones
Modificaciones a los estatutos de Anderson (1738 y 1813) El artículo primero de “las Constituciones de Anderson fue modificado en dos reimpresiones en Inglaterra.

Desde el punto de vista inglés, se trataba de precisar la primera redacción y evitar derivados en su interpretación. Desde el punto de vista de la mayoría de las obediencias francesas, estas modificaciones se perciben, por el contrario, como una restricción del universalismo masónico, que estas últimas rechazan.

Este debate no es simple y ha suscitado serias controversias en Inglaterra desde su aparición. ¿Qué debe hacerse primeramente? ¿La antigua tradición, que, teniendo en cuenta el contexto de la época, podía difícilmente no ser teísta, o, por el contrario lo que otros llaman el “proyecto andersoniano”, que autoriza una amplia libertad de conciencia? ¿Se puede, por ejemplo, conferir la iniciación masónica a personas que se encuentran en la línea del pensamiento de Spinoza o en el de Confucio?? ¿Se pueden aceptar a los que creen Dios, sin tener la certeza de que Dios es personal y revelado? ¿Se puede, en fin, iniciar en la Masonería a agnósticos? ¿a ateos?

Las respuestas son diferentes… como lo son las Obediencias.

He aquí los documentos

 

Encíclica Humanum Genus(1884) El 29 de abril de 1884 León XIII promulga la encíclica Humanum Genus con el subtitulo de Acerca de la Masoneria y otras Sectas. No obstante el titulo es engañoso: León XIII engloba en el termino de “otras sectas” el liberalismo, propio de un papa que nunca vio con buenos ojos la democracia. Es pues una encíclica contra los movimientos emancipadores que promulgan una libertad del individuo. Este documento tuvo inmediato eco en Hispanoamerica.

Criticaba León XIII que los masones enseñaran ‘que todo poder reside en el pueblo, de tal suerte que, cambiada la voluntad del pueblo, es lícito despojarlos [a los gobernantes] de su autoridad’.  ‘Nada es más contrario a la verdad que sostener que [el gobierno] depende de la voluntad del pueblo … Suprímase el temor a Dios y el respeto debido a sus leyes; entréguese al desprecio la autoridad de los príncipes; permítase y apruébese la manía de las revoluciones; quítese a las pasiones populares el freno del castigo y necesariamente se seguirá el trastorno y la ruina de todas las instituciones. Tal es el fin que meditan y al cual deliberadamente se encaminan muchas asociaciones de comunistas y socialistas [subrayado del papa], a cuyos designios no puede llamarse extraña la francmasonería’.

Ley de Represión del comunismo y la masonería (1940) El 1 de octubre de 1936, el General Franco asume todos los poderes del Estado, anulando cualquier atisbo de derecho democrático de la ciudadanía española, primero en la llamada zona nacional controlada por él y tras el final de la guerra civil en 1 de abril de 1939, en todo el territorio español.

A la Ley de Responsabilidades políticas, de febrero de 1939 le sucedió la Ley de Represión de la Masonería y Comunismo y, más tarde, la Ley de Seguridad del Estado. Los juicios eran sumarísimos y secretos, sin posibilidad de defensa para los inculpados. Por el interés histórico para el pueblo masónico español sobre el que se aplicó esta legislación se reproduce el Decreto 2º del 30 de marzo de 1940, Presidencia, B.O.E. 12.688, 3 de abril que desarrolla la aplicación de la Ley del 1 de marzo de 1940.

Condena a Martínez Barrios(1941) Texto de la sentencia condenatoria a Diego Martínez Barrios

14/4/31 a 16/12/31 Ministro de Comunicaciones

12/8/33 a 8/10/33 Ministro de gobernación

8/10/33 a 16 a 16/12/33 Presidente del Gobierno

16/12/33 a 23/1/34 Ministro de Gobierno

23/1/34 a 3/3/34 Ministro de la Guerra

15/3/36 a 1/4/39 Presidente las Cortes

7/4/36 a 10/5/36 Presidente de la República

19/7/36 a 19/7/36 Presidente del Gobierno

17/8/45 a 1/1/62 Presidente de la República en exilio

  • Liga de los Derechos del Hombre      Presidente de honor
  • Supremo Consejo Masónico       Soberano Gran Comendador grado 33
  • Logia Isis nº 350   (VM)
  • Logia Isis y Osiris nº 337  (VM)
  • Gran Logia Simbólica Regular del Mediodía  (Gran Maestre)
  • Gran Oriente Español  (Gran Maestre)
Congregación para la doctrina de la fe(1983) Esta Declaración se inspira en un documento contra la Masonería redactado por los obispos alemanes titulado Declaración de la Conferencia Episcopal alemana sobre la pertenencia de los católicos a la Masonería, promulgado en Würzburg el 28 de abril de 1980.

Tal documento, a su vez, se remite a la Encíclica Humanum Genus de León XIII (20 de abril de 1884) y a la Carta al pueblo italiano (8 de diciembre de 1892) en la que el mismo pontífice escribía: “Recordemos que el Cristianismo y la Masonería son esencialmente inconciliables, puesto que inscribirse en una significa separarse de la otra”.

 

 

EBooks

Mostramos aquí una breve selección de libros en formato .PDF encontrados en la red, de modo que nuestro trabajo solo ha consistido en localizarlos y ofrecerlos aquí como un servicio más a nuestros visitantes. 

De ninguna manera, esta respetable Logia ha escaneado y/o manipulado electrónicamente ninguno de los ficheros, por lo que no se descarta que en alguno de ellos existan errores. De la misma manera, tampoco nos hacemos responsables del uso posterior que el visitante decida dar a estos documentos.

FILOSOFÍA

Aristoteles: “Ética a Nicómaco” /  “Metafísica” / “Moral a Eudemo”.

Platón: “Apología de Sócrates” / “La República” / “Protágoras”.

Tomás Moro: “Utopía”.

Kant: “Lógica”.

Descartes: “Discurso del Método”.

Nietsche: “Ecce Homo” / “El Anticristo”

J.P. Sartre: “El Existencialismo es un Humanismo”

J. Ortega y Gasset: “¿Qué es la Vida?”

 

RELIGIÓN

Judaismo: “Torá – Pentateuco”

Hinduismo: “Bhagavad Guita” / “El Ribhu Gita

Budismo: “Las Leyes de la Vida”

Islamismo: “El Corán”

Cristianismo: La Biblia – Reina Valera 1960″

Taoismo: Tao Te King”

Zen: La entrada sin puerta”

Otros: Mi Religión”

 

VARIOS

Dante: “La Divina Comedia”

Flavio Josefo: “Las guerras de los judíos”

Homero: “La Iliada”“La Odisea”

Maquiavelo: “El príncipe”

 

Bibliografía

Mostramos seguidamente, una selección de libros que a nuestro juicio, ofrecen un primer acercamiento a la Francmasonería. Son libros escritos en castellano, si bien existe una más amplia literatura tanto en inglés como en francés. Con todo, no creemos que se pueda formar una opinión propia y de forma libre y autónoma si no se ofreciera además, alguna otra literatura antimasónica, para que de ese modo el lector o aquella persona que decida acercarse a la Orden, libre de prejuicios y en libertad, pueda sopesar los argumentos de uno y otro signo, y de este modo adquirir una visión personal y alejada de estereotipos. Precisamente por ello, ofrecemos al final del listado una serie de estos otros textos.


HISTORIA

 

la_masoneria_escuela_de_formacion_del_ciudadanoTitulo: La masonería, escuela de formación del ciudadano

Autor: Pedro Álvarez Lázaro

Editorial: Universidad Pontificia de Comillas

ISBN: 84-89708-03-7

aproximacion_a_un_mito_masoneria_y_politica_en_la_sevilla_del_siglo_XX

Titulo:  Aproximación a un mito: Masonería y política en la Sevilla del siglo XX

Autor: Leandro Álvarez Rey

Editorial: Ayuntamiento de Sevilla

ISBN: 84-86810-70-1

la_constitucion_de_1723

Titulo: La constitución de 1723

Autor: Silas H. Shepherd

Editorial: Alta Fulla

ISBN: 84-7900-085-6


FILOSOFÍA

 

esquema_filosofico_de_la_masoneria

Titulo: Esquema Filosófico de la Masonería

Autor: Frco. Espinar Lafuente

Editorial: Ediciones Istmo

ISBN: 84-7090-114-1

la_metafora_masonicaTitulo: La metáfora masónica

Autor: Javier Otaola

Editorial: Editorial Hiria

ISBN: 84-95421-41-0

gran_arquitecto_del_universoTitulo: El pensamiento Masónico.

Autor: Jean Mourgues

Editorial: Editorial Kompás

ISBN: 84-922799-1-5


DIVULGATIVOS

 

en_el_umbral_de_la_logiaTitulo: En el umbral de la Logia

Autor: Javier Otaola

Editorial: Tres Puntos

ISBN: 84-95765-24-1

oficios_y_oficiales_de_la_logiaTitulo: Oficios y oficiales de la Logia

Autor: Daniel Beresniak

Editorial: Tres Puntos

ISBN: 84-95765-30-6

por_que_soy_masonTitulo: Por qué soy masón

Autor: Amando Hurtado

Editorial: EDAF

ISBN: 84-7640-874-9


DICCIONARIOS

 

diccionario_de_simbolosTitulo: Diccionario de Símbolos

Autor: Juan Eduardo Cirlot

Editorial: Ediciones Siruela

ISBN: 84-7844-352-5

diccionario_de_hermeneuticaTitulo: Diccionario de Hermenéutica

Autor: Varios autores

Editorial: Universidad de Deusto

ISBN: 84-7485-475-X

diccionario_akal_de_francmasoneriaTitulo: Diccionario Akal de Francmasonería

Autor: Juan Carlos Daza

Editorial: Akal Ediciones

ISBN: 84‐460‐0738‐X


ANTIMASÓNICOS

 

los_masonesTitulo: Los Masones

Autor: César Vidal

Editorial: Planeta

ISBN: 84-08-05699-9

la_palabra_perdidaTitulo: La palabra perdida

Autor: Ricardo de la Cierva

Editorial: Editorial Fénix

ISBN: 84-88787-26-X

la_masoneria_invisibleTitulo: La masonería invisible

Autor: Ricardo de la Cierva

Editorial: Editorial Fénix

ISBN: 84-88787-40-5

los_masones_la_sociedad_secreta_mas_poderosa_de_la_tierraTitulo: Los Masones. La sociedad secreta más poderosa de la Tierra.

Autor: Jasper Ridley

Editorial: Ediciones B

ISBN: 950-15-2125-7

Ingresando en la logia

La iniciación de los masones medievales era el paso previo para ingresar en el gremio y acceder a la “doctrina secreta del arte”. Los detalles de la iniciación del aprendiz masón se mantienen hoy día con bastante fidelidad en los masones no operativos o especulativos actuales.

El aspirante era propuesto por un maestro que debía encargarse de dirigirlo en el proceso. El primer paso para ingresar en la logia era que el neófito presentara la prueba de honradez y legitimidad de su nacimiento. Se consideraba deshonroso el ejercicio de determinadas profesiones que impedían que el solicitante fuera admitido, extendiéndose a los hijos la prohibición.

Tras esta formalidad el aspirante recibía un signo (los famosos signos lapidarios de los edificios románicos y góticos), que debía reproducir en todas sus obras y era su marca de honor.

Signos lapidarios de la Iglesia de Santa María

El neófito se presentaba en un lugar prefijado por el maestro de la logia (un lugar consagrado al amor y a la concordia) desprovisto de armas y se declaraba abierta la sesión.

Debía adoptar el aspecto de un mendigo y despojarse de todos los objetos metálicos. Seguidamente se le desnudaba el pecho y pie izquierdo y, con una venda en los ojos, se le conducía a una puerta que daba acceso al salón y que se abría después de haber dado tres fuertes golpes en ella.

Se le conducía hasta el maestro que le hacía arrodillarse mientras elevaba una plegaria al Altísimo. Luego el candidato daba tres vueltas alrededor del salón y, situándose ante la puerta, ponía los pies en ángulo recto y daba tres pasos hasta llegar al sitio que ocupaba el maestro quien tenía una mesa delante y sobre ella el libro de los Evangelios abierto, una escuadra y un compás.

El candidato extendía la mano derecha jurando fidelidad a las leyes de la cofradía, aceptar todas las obligaciones y guardar el más absoluto secreto acerca de lo que sabía y de lo aprendería en lo sucesivo.

Terminada la ceremonia del juramento se quitaba la venda, se le entregaba un mandil nuevo, se le daba a conocer la palabra de paso, se le designaba el sitio a ocupar y finalmente el saludo y el toque.

La logia contaba con un nuevo miembro.

Grandidier y los Estatutos de la Catedral de Estrasburgo

El canónigo Grandidier fue el primero en emitir la opinión de que había hechos históricos análogos entre la sociedad de los francmasones y la de los arquitectos. A finales del siglo XVIII, este abate, que no pertenecía a la Masonería, llegó a esta conclusión basándose en investigaciones y documentos descubiertos por él, concretamente en un resumen de los estatutos de los canteros medievales recogidos en su Ensayo Histórico y topográfico de la Iglesia Catedral de Estrasburgo.

Catedral de Estrasburgod

Enfrente de la Catedral y del Palacio Episcopal, existe un edificio contiguo a la Capilla de Santa Catalina, es el Maurer-Holff, el taller de los masones (albañiles) y canteros de la Catedral. Su origen data de una antigua confraternidad de masones libres de Alemania.

Esta confraternidad, compuesta de maestros y aprendices, poseía una jurisdicción particular, independiente del cuerpo de los otros masones. La sociedad de Estrasburgo abarcaba a todas las de Alemania. Tenía su tribunal en la logia y juzgaba sin apelación las causas, que eran tratadas según las reglas y estatutos de la confraternidad.

Los miembros de esta Sociedad no tenían comunicación alguna con los otros masones que solamente empleaban el mortero y la paleta. Su principal trabajo consistía en el diseño de edificios y en la talla de las piedras, lo que consideraban como un arte muy superior al de los otros masones. La escuadra, el nivel y el compás se convirtieron en sus atributos característicos.

Resueltos a formar un cuerpo independiente de la masa de obreros imaginaron entre ellos palabras de contraseña y toques para distinguirse: la consigna verbal, el saludo, la contraseña manual. Los aprendices, los compañeros y los maestros eran recibidos con ceremonias particulares y secretas. El aprendiz elevado al grado de compañero prestaba juramento de no divulgar jamás de palabra o por escrito las palabras secretas del saludo. Estaba prohibido instruir a los extranjeros en los estatutos constitutivos de la masonería.

El deber de cada maestro de las logias era conservar escrupulosamente los libros de la Sociedad, a fin de que nadie pudiera copiar de ellos los reglamentos. Tenía el derecho de juzgar y castigar a todos los maestros, compañeros y aprendices establecidos en su logia.

El aprendiz que quería llegar a compañero era propuesto por un maestro que, como padrino, daba testimonio de su vida y de sus costumbres. Prestaba juramento de obedecer todos los reglamentos de la Sociedad. El compañero estaba sometido al control del maestro entre cinco y siete años, entonces podía ser admitido en la maestría. Ningún compañero podía salir de la logia o hablar sin permiso del maestro”.

Todo esto lleva a Grandidier a formular la siguiente cuestión:

¿No reconocéis en estos rasgos a los masones venerables de los masones perfectos, iniciados en los misterios de los nombres sagrados, a los francmasones modernos?