soy mujer y quiero ser masona

Preguntas Frecuentes

¿Qué es un profano?

La palabra profano proviene del latín profanum, compuesta de pro (delante) y fanum (templo).
El profano es, por tanto, la persona que está delante del templo, justo a la entrada. Es ese el papel que tienes en este momento, ya que te encuentras ante las puertas del Templo de la Masonería.
La intención de estas palabras es mostrarte donde se encuentra una de las puertas del templo, si quieres saber algo más, no esperes que nadie te llame: el paso has de darlo tú.
¿Qué diferencias existen entre Templo, Logia y Taller?

Se pueden escuchar varias denominaciones para designar el local en el que los masones nos reunimos, todas ellas encarnan una parte de la verdad y al mismo tiempo se complementan.
La Logia era, en sus orígenes, el cobertizo en el cual los obreros masones se reunían para planificar sus obras y guardar sus herramientas. Es, este mismo sentido, el que tiene la palabra taller, teniendo en cuenta que, aunque nuestros trabajos ya no son operativos, sino especulativos, seguimos considerando nuestras reuniones un lugar de trabajo.
Por otro lado trabajamos, de manera libre y sin dogmas, sobre el perfeccionamiento personal. Teniendo nuestros trabajos gran sentido de la trascendencia y recurriendo a mitos, ritos y símbolos de diferentes tradiciones espirituales: de ahí la denominación de Templo. Te aconsejamos la lectura del poema del escritor y masón R. Kipling “Mi Logia madre”, de la cual avanzamos un extracto:
[…]Tras la puerta cerrada de la estancia en que se unen el Templo y el Taller todo lo han nivelado la escuadra y la plomada. Rangos y vanidades han de quedarse fuera. ¡Al orden de aprendiz!… Llamemos y adelante… Y entrabamos en Logia… La Logia en que yo era Segundo Vigilante […].
¿Existe diferencia entre Masonería o Francmasonería?

Se escuchan mucho estos términos cuando se habla de nosotros, podemos considerarlos sinónimos en la práctica, aunque quizá, por economía del lenguaje se cite más el término Masonería.
De todos modos, y dado que en Francmasonería todo es simbólico, intentaremos desgranar algunos posibles significados. En nuestra escuela nada es dogmático, por tanto, lo que comentamos a continuación es sólo una interpretación que no pretende agotar otras posibles aproximaciones:
Masonería hace alusión al oficio medieval de albañil “masón”, procedente este término del francés maçon, que a su vez proviene del término germánico makón de la raiz indoeropea mag-(amasar, amoldar). La masonería era un gremio y oficio reputado y con cierto poder, ya que se encargaba de la ejecución de grandes obras de naturaleza religiosa y defensiva: castillos y catedrales. Como todo gremio, defendía y establecía los derechos y obligaciones de sus miembros, desde que ingresaban en el mismo cómo aprendices, hasta que se consagraban cómo oficiales o maestros de oficio.
El término Francmasonería, nos puede ayudar a avanzar un poco más en la descripción del oficio -también arte – de los masones. El prefijo franc que en antiguo francés significaba libre, hace alusión a la libertad que, en tiempos medievales, disfrutaban los miembros del oficio. Los Francmasones eran “albañiles libres”, no sujetos a servilismos con ningún señor. Era por tanto la Francmasonería, un gremio de trabajadores que se movía y vivía libremente en una sociedad tan cerrada y estática socialmente, cómo lo era la sociedad feudal. Era la Francmasonería una de las pocas profesiones liberales, frente a la multitud de profesiones serviles que abundaban en la época.
Por otro lado la piedra franca hacía referencia a un tipo especial de material pétreo: una piedra que se podía tallar y modelar. Los Francmasones trabajaban con este tipo de piedras para esculpir sus tallas en capiteles, bajorrelieves etc. Una obra en la cual plasmaban todo el simbolismo, a veces secreto, que se sincretizaba con la religión oficial.
¿Qué queda de todo eso en la Francmasonería actual? Nos queda la metáfora y el método. No somos ya masones operativos, nuestro trabajo es especulativo (trabajamos intelectualmente y nos miramos en los espejos que son el resto de hermanos masones). Somos libres, no rendimos servilismos a ningún tipo de dogma y consideramos libres a todos los seres humanos. Trabajamos en nuestro mejoramiento como individuos y como sociedad, utilizando para ello la metáfora de la construcción. Como constructores libres, luchamos contra todo tipo de discriminación y por la prevalencia de los Derechos Humanos, ello se concreta en nuestro conocido lema “Libertad, Igualdad y Fraternidad”.
¿La Masonería es una Escuela, una Orden o una Hermandad?

De todos estos concepto tiene algo la Francmasonería. Respecto al término escuela podemos decir que proviene del griego skholḗ que derivó en el latín schola. El significado original en griego era tranquilidad, tiempo libre, o que luego derivó a aquello que se hace durante el tiempo libre, es decir “ócio” y, más concretamente, aquello que merece la pena hacerse. Es ese sentido clásico de escuela el que nosotros cultivamos: dejamos fuera del taller las preocupaciones profanas, y durante el tiempo que duran las tenidas, nos dedicamos al sagrado cometido del estudio simbólico y el discernimiento crítico.
La palabra orden implica jerarquía, es esta la dimensión vertical de nuestra sociedad. Somos una asociación democrática y progresiva, compuesta por diferentes grados y cargos. En el ejercicio de cada cargo cada uno encarna su papel, sin embargo todos los cargos son efímeros y todo hermano puede optar democráticamente a encarnar un cargo, o estudiar para iniciarse en uno de los diversos grados. La palabra hermandad es complementaria a la de orden, en tanto en cuanto que representan la dimensión horizontal: todos somos considerados y tratados como iguales, nos apoyamos y comprendemos como hermanos, con nuestras virtudes y nuestros defectos.
¿Qué es el Rito Escocés Antiguo y Aceptado?

La metáfora y el método masónico son universales, no obstante, cómo no podría ser de otro modo en un movimiento librepensador, hay diferentes modos de realizarlo. A esas metodologías específicas las denominamos “ritos”. La metodología utilizada en la R.·.L.·. Mediodía, es el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, uno de los métodos masónicos mas extendidos por el mundo. En el Rito Escocés se combinan diferentes elementos que solo nombraremos muy someramente, al constituir parte del secreto masónico:
-Elementos simbólicos. Que acrisolan el acervo cultural de occidente: cristianismo, judaísmo, paganismo y otras de tradiciones esotéricas y místicas que se pierden en el principio de los tiempos.
-Elementos iniciáticos. Se trata de la representación y vivenciación de “ritos de iniciación”. Algo que hoy podríamos asemejar a performances o psicodramas que cambian la manera en la que un practicante se vivencia en el mundo.
-Elementos racionales. El Rito Escocés, a diferencia de otros, incluye en su dinámica una parte de trabajo intelectual abierto al debate. Cada miembro escribe sus trabajos e indagaciones sobre su estudio personal dentro de orden y lo presenta delante de los otros miembros, abriendo su visión a debate. Como hemos dicho anteriormente, no hay un dogma, no hay un Corpus Teórico que estudiar, sino un Corpus Simbólico que cada uno reinterpreta.
¿Qué tiene que ver la Masonería con la Teoría de la Conspiración y el secretismo?
No conocemos, para decepción de muchos conspiranoicos, ningún secreto morboso: no sabemos donde está el Arca Perdida, ni El Santo Grial, ni el Tesoro de los Templarios. Evidentemente, tampoco sabemos nada de agendas ni protocolos secretos. No vivimos en una novela de caballerías ni tampoco en una película de espionaje. Vivimos en el mundo real, y nuestros secretos son más simples, y al mismo tiempo más bellos que todo eso.
El masón iniciado se compromete firmemente a guardar secreto sobre los ritos de iniciación. Y es por una razón muy sencilla: si el profano que pretende iniciarse conoce, de antemano, los entresijos de la dinámica o “psicodrama” de iniciación al que va a ser expuesto, el efecto del mismo se vería atenuado, ya que podrían anticiparse cuestiones que, por la naturaleza del rito, han de poseer el poder de la sorpresa.
Por otro lado, la experiencia iniciática es tan personal es intransferible que no se puede comunicar enteramente por palabras. El secreto masónico es algo que no se puede poner en palabras, ni siquiera entre masones, sólo podemos aventurarlo, insinuarlo, adivinarlo, en los ojos de los hermanos. Esos espejos que nos dicen con la mirada “Sí, es algo así, yo también lo siento”.En la actualidad las realidades de la masonería varían según el entorno social en el que se desarrollan: En Reino Unido, Bélgica o EE.UU. La pertenencia a la masonería es comprendida y valorada socialmente, de hecho constituye un mérito más que las personas reflejan en el curriculum. En España y otros países donde regímenes totalitarios (ya fueran fascistas o comunistas) se dedicaron a la represión y exterminio sistemático de librepensadores, y a la divulgación de la más denigrante propaganda antimasónica, la masonería aún es cauta al respecto.
¿Tiene presencia la Masonería en Política?

Ese es otro de los mitos, la masonería considera opción válida cualquier ideología política que respete los derechos humanos. Y, en nuestros trabajos de logia, nunca hablamos de política, entendida esta desde un punto de vista partidista.
Aunque no hagamos política, lo que si hacemos es democracia: todos los cargos de nuestra asociación son elegidos por sufragio y todos rotan mediante elecciones periódicas. Todos los cargos, incluso el de Venerable Maestro son elegidos y renovados por los miembros. Con una particularidad: ya sea para la elección de cargos o para la toma de otro tipo de decisión: se puede votar por cualquiera de las opciones, pero nunca abstenerse. Un masón puede debatir razones y sinrazones, puede votar a favor o manifestarse en contra, pero nunca puede mirar hacia otro lado.
¿Qué compromisos adquiere un masón?

El compromiso básico que adquiere un masón es para con su propia consciencia, un masón se compromete consigo mismo para perfeccionarse como ser humano incompleto que es.Ello conlleva, no solo la asistencia, una o dos veces al mes, a las reuniones de la logia (llamadas Tenidas), sino la actuación progresivamente consciente, estudiosa y responsable en el día a día de su vida. Un masón es un masón para sí, para su familia y para el mundo. Tanto es así, que el método contempla las posibilidades de “pasar a sueños” o la de “quite” para casos en los que el iniciado considere que sus obligaciones cotidianas requieren de toda su atención y compromiso.
¿Quieres saber más sobre Masonería para Profanos?. Haga click aquí

¿Quieres realizar alguna consulta?

Contactanos!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies